El Jesmonite es una resina no tóxica.
Para crear el efecto terrazo, primero se hacen los trozos de color a partir de una plancha de resina muy fina, con pigmento.
Cuándo está seca, se rompe y se añade a la resina blanca.
La mezcla se coloca en un molde de silicona hasta que se seque.
Cuando está dura, se puede lijar con agua y se puede aplicar cera para impermeabilizarla.

You may also like

Back to Top